Cláusula suelo ¿Qué es?

¿Qué es la Cláusula Suelo?

Seguro que nos has parado de escuchar una y otra vez repetida en los medios la famosa cláusula suelo. Una cláusula hipotecaria que ha afectado a miles de españoles y que ahora está muy en boga debido a una sentencia del Tribunal Supremo.

Definición cláusula suelo ¿Qué es?

Se denomina cláusula suelo a una cláusula contractual que los bancos y cajas incluyen en el préstamo hipotecario de interés variable por la cual se establece un límite mínimo al interés que se aplicará en las cuotas.

¿Qué quiere decir exactamente esto?

Que aunque el tipo de interés baje, las cuotas a pagar en tu hipoteca no bajarán.

Esta cláusula beneficia exclusivamente a las entidades financieras y perjudica directamente a los particulares que han firmado un préstamo hipotecario en los últimos 10 años.

Se calcula que hay más de 4 millones de afectados por este tipo de cláusulas abusivas, poco transparentes o nulas, por lo que se puede considerar un fraude bancario.

En nuestro país, este tipo de cláusulas contractuales son abusivas y han sido declaradas nulas, por sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013, ratificada por la sentencia inapelable de 21 de diciembre de 2016 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

La mayoría de los bancos incorporaron la cláusula suelo a sus préstamos hipotecarios, aunque no todas ellas son iguales ni tienen el mismo grado de opacidad o abusividad.

Si contrataste tu hipoteca con BBVA, Banco Popular, Liberbank, Banco Sabadell, Caixabank o Bankia, tienes muchas más posibilidades de que se introdujera esta cláusula.

ARTÍCULO RECOMENDADO: Cómo saber si tengo cláusula suelo

 

Ya sé qué es la cláusula suelo ¿puedo reclamar?

Con motivo de las sentencias favorables a los consumidores sobre la cláusula suelo de sus hipotecas, el Gobierno de España aprobó en Consejo de Ministros el Real Decreto-ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo, una fórmula extrajudicial para establecer un sistema de resolución de conflictos que facilitaría la posibilidad de llegar a acuerdos entre las entidades financieras y los consumidores con el fin de obtener la devolución del dinero cobrado de más, sin judicializar los procesos.

De esta manera, dada la sobrecarga de trabajo de los juzgados españoles y teniendo en cuenta que se trata de más de 4 millones de afectados, se evitaría el colapso del sistema judicial.

Este Decreto fija un plazo de tres meses a las entidades financieras para alcanzar un acuerdo con los afectados por la cláusula suelo de sus hipotecas.

El afectado tiene que reclamar a su entidad financiera y ésta debería de facilitarle el cálculo de la cantidad exacta a devolver por los intereses cobrados de más, o las razones por las que consideran que no procede esta devolución.

En este último caso, el usuario podrá reclamar su dinero a través de la vía judicial.

Este Decreto no obliga a las entidades financieras a informar a los titulares de hipoteca la existencia de cláusulas suelo por lo que muchos afectados no conocen la existencia de dichas cláusulas, y es por eso que nunca reclamarán.

Sin embargo, la realidad es que este Decreto ha dejado muchos temas sin cerrar, por lo que las entidades financieras se están aprovechando, ocasionando nuevas situaciones abusivas con los titulares de las hipotecas.

El Decreto establece un sistema extrajudicial de devolución adulterado, ya que exime a las entidades financieras del pago de las costas si no hay juicio y les permite pactar formas alternativas a la devolución del dinero en efectivo, como por ejemplo, amortizando hipoteca o contratando otros productos financieros (depósitos, etc.) y firmando documentos de renuncia a cualquier otro tipo de reclamación legal.

Desde VOY A DEFENDERTE te recomendamos que antes de acudir a tu entidad financiera te asesores bien de qué mecanismos ha puesto en marcha tu banco para la devolución de la cláusula suelo y, por supuesto, no firmes nada que pueda comprometerte en el futuro.

Dos meses después de la entrada en vigor del Real Decreto-ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo, podemos asegurar que todas las entidades financieras están poniendo todas las trabas posibles a los usuarios para impedir la recepción de la reclamación extrajudicial. Y sin reclamación, nunca se inicia el proceso de devolución del dinero por la vía extrajudicial.

En muchos casos, las entidades financieras rechazan la tramitación de reclamaciones que no hayan sido redactadas a través de los formularios de sus propias sucursales, obligando a los clientes a acudir personalmente a ellas aunque no estén residiendo en esa ciudad o aunque la sucursal haya cerrado.

Algunas entidades financieras, además, incluyen en su formulario de nuevo cláusulas abusivas por las cuales obligan al consumidor a firmar una renuncia expresa a cualquier otro tipo de reclamación referente al préstamo hipotecario.

Desde VOY A DEFENDERTE pedimos prudencia y os ofrecemos nuestro asesoramiento legal previo a cualquier acuerdo que os ofrezca vuestra entidad financiera.